ELOGIO DE LA LECTURA

PRESENTACIÓN

“El verbo LEER no soporta el imperativo. Aversión que comparte con otros verbos: el verbo amar y el verbo soñar” (D. Pennac). A esta idea hace eco otra de Borges: “la idea de una lectura obligatoria es absurda: tanto valdría hablar de una felicidad obligatoria”. Sin más rodeos lo que se les les oferece aqui y ahora es un

ELOGIO DE LA LECTURA

Si saliéramos preguntando sin más ni más cuál es el día del libro, apenas si habría quien respondiera: el 22 de abril. Es por eso que he decidido dedicar estas páginas al libro y su lectura, si no en el mero día, al menos dentro del mes. Por supuesto, quien dice libro, dice lectura, escritura, lengua oral y escrita, etc.

Este texto será diferente de los anteriores; combinará el linguaje escrito con el de la imagen: la fotografia de un joven indú, musulmán, leyendo el Qur´an; aquí puede aplicarse el dicho: una imagen vale mil palabras. Habrá, no obstante, más palabras: una serie de frases y dichos de escritores famosos que se han ocupado del tema de hoy. Con todo eso se espera estimular la lectura, no obstante la avalancha de imágenes de toda classe que nos echa encima la vida moderna, tanto la cibernética como la de la cotidianidad.

Es pacífico afirmar la prioridade de la palabra oral sobre la escrita. Escritores como Alfonso Reyes, Gergoe Steiner y JL Borges llegaron a afirmar que el verdadeiro lenguaje es el oral. “Las palavras fueron en un principio sonido y luego llegaron a ser letras” (Borges). La aparición del habla coicide con la de la Humanidad. El homo sapiens lo es por ser al mismo tiempo homo loquens. Pasarán algunos siglos para que llegue al estadio de legens y scribens. Observando por un lado la temprana aparición de la oralidad así como su esponteneidad, y por outro la posterior aparición de la escritura, así como la indústria necessária para adquirirla, se ha conluido que la oralidade es un don de Dios, mientras que la escritura es fruto del esfuerzo humano. Aserción que encuentra respaldo en la Biblia.

Hablando ahora de la segunda modalidade de la lengua viene al caso relacionar el día del libro con el de la alfabetización: 8 de septiembre. Pues bien, en esa fecha, según relata E. Galeano, Paulo Freire iniciaba en Sergipe un curso de alfabetización para adultos. Al comenzar un nuevo día se dirigió a uno de los alunos: “?Cómo estás, João?”. El interpelado no logra articular las palavras. Al fin, tartamudeando, dice: No pude dormir. Toda la noche sin pegar ojo. Y luego explica el porqué: ayer yo escribí mi nombre por la primera vez. Quizá nosotros, adultos, no recordemos la emoción que nos embargó cuando logramos descifrar la escritura; ni la que siguió cuando fuimos capaces de estampar en el papel signos que otra persona podia convertir en sonidos, en palavras habladas. Pero los maestros que alfabelizan a los pequeños narran experiências no muy diferentes de la de P. Freire con su alumno.

Dando ahora um salto de siglos, quizá de milênios, enfocamos la lengua en el proceso de pasar de la forma oral a la escrita, volviéndose luego vehículo de conocimientos filosóficos, teológicos, técnicos, etc. Enfocamos para ello el fin de la Edad Media europea y el Renacimiento. Los estudiosos del tema (Ph. Ariès e R. Chartier, 1991) ponen de relieve las diferencias entre la Europa del Noroeste, con altos índices de alfabetización, y la Europa “periférica”, con índices más bién bajos (pág. 119). Dos hechos llaman la atención: en primer lugar, el saber leer no siempre va acompanhado del saber escribir. Además, la alfebetización de las mujeres presenta porcentajes inferiores a la de los hombres. Hacia fines del siglo XVIII, en Europa donde la lengua escrita es común, entre el 60% y 70% de los hombres saben firmar, mientras que las mujeres son alrededor de 40%. Sin embargo, no puede decirse que haya uniformidad: hacia fines del s. XVIII hay regiones en que 2 de cada 3 hombres saben firmar y otras em que sólo 2 o 1 de cada 10 saben escribir su nombre (pág. 120).

Un hecho histórico que contribuyó significativamente a la alfabetización fue la Reforma. En Suecia, s. XVIII, 80% de la población sabe ler, aunque no siempre escribir. En la Inglaterra luterana ya a fines del s. XVII, la Iglesia con el apoyo del gobierno emprendió una campaña en pro de la lectura, “para que todos pudieran ver con sus propios ojos lo que Dios manda por medio de su palavra (p. 120). Una preocupación semejante tuvo la Iglesia de Suecia entre 1690 y 1720. El énfasis en la lectura y la poca atención dedicada a la escritura tuvo como resultado cierta dicotomia racial: un saber leer generalizado y un saber escribir exclusivo de una elite.

Outro hecho de suma importância fue el “descubrimiento” de la lectura personal en silencio: la lectura en un espacio subtraído a la comunidad y que permite la reflexión solitária” (p. 126). Esa privatización de la práctica de la lectura es sin duda una de las principales evoluciones culturales de la modernidade (Id., Ibid.). Las ventajas de la lectura silenciosa eran conocidas por los copistas e investigadores ya desde la temprana Edad Media. En el s. XII era ya una práctica común, al menos entre los lectores familiarizados con la escritura; no así para quienes el libro era um objeto raro, de difícil manejo. En efecto, uma escenificación teatral de la época (1804) presenta a un hacendado (estanciero – Argentina) rodeado de personas y leyendo una carta pesonal en voz alta. Cuando alguien le llama la atención, él explica: “cuando no leo en voz alta, no comprendo lo que leo” (Ariès – Chartier, o. c. p. 126). Curiosamente, ese episodio recuerda a otro personaje de la ficción mexicana del s. XX. Se trata de Abundio, de la novela Pedro Páramo (Juan Rulfo 1918-1986). Quedó sordo a causa de un cohete que le explotó en la mano. Imposibilitado de oir, decidió enmudecer porque “no le encontraba sabor a las palavras”.

Nosotros, lectores “pós-modernos”, hemos descubierto el sabor de la palabra, oral , escrita y hasta “virtual”. Es de esperarse que la imagen que se muestra y a continuación y las máximas que seguirán nos estimulen a la lectura. Y que ésta, a su vez, nos conduzca a un saber con sabor, versión láica del sacro recta sapere.

OBRAS CONSULTADAS

ARIÈS, Philippe e DUBY, Georges. História da vida privada 3 – do Renascimento ao Século das Luzes. Companhia das Letras, São Paulo, 1991.

PALOMO. LITERATOS – Bestiario con apuntes del natural recamado em perlas escogidas del acervo literário universal. FCE, México 2007

 

ler1

 

ler-e1493681439728.jpg

Anúncios

2 comentários sobre “ELOGIO DE LA LECTURA

  1. Bella lettura sulla lettura!
    Aggiungo un altro aforisma:
    “L’inferno con i libri sarebbe meno infernale; il cielo senza libri sarebbe meno celestiale” .
    Invito a scoprire l’autore.

    • Mi pare che ci riuscirei a scoprire. Non é stato scritto nel texto perche giá era conoscito. Ad ogni modo, ha fatto bene a ricordare in italiano ció che é stato pernsado originalmente in spagnolo: “Un infierno con libros no sería tan infernal, un cielo sin libros no sería tan celestial”. Buona lettura!

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s